Micro Oiseau | free marketing and translation guides for micro entrepreneurs and startups

#1 Llame la atención: cómo crear una gran marca

Como individuos, todos tenemos nuestra propia “marca” personal o propia personalidad, que consiste en:

Cómo nos presentamos y cómo nos vestimos
Cómo hablamos y cómo nos expresamos
Cómo nos tratamos a nosotros mismos, a otras personas y a las cosas que nos rodean.

Nuestra imagen, comunicación y comportamiento afectan nuestra capacidad de influir en otros, y esto también aplica a los negocios. No importa si un negocio tiene uno, diez o diez mil trabajadores. Una marca no es solamente un logo: una marca es todo lo que hay en esa empresa. La marca importa porque incita a la gente a comprar.

También es reconfortante pensar que, al igual que los emprendedores, los ejecutivos de Amazon, Chanel o Renault también piensan…

¿Me veo bien?

¿Sueno bien?

¿La gente entiende lo que ofrezco?

¿Atraigo nuevos clientes y mantengo la fidelidad de los otros?

Como emprendedor, probablemente piense: “Ya tengo una gran personalidad. YO soy mi negocio, así que soy mi marca. ¡Esto es fácil!” Pero hay una gran diferencia entre nuestra marca personal y la marca de nuestra empresa, y esa es nuestro cliente.

Los clientes son las personas que están dispuestas a darnos su dinero y su confianza a cambio de lo que ofrecemos.

Por ello, lo que nuestros clientes necesitan y prefieren es más importante que lo que preferimos o pensamos que ellos deberían aceptar.

Nuestra marca representa todos los aspectos de nuestro negocio, por lo que debemos escuchar a nuestros potenciales clientes para que la marca los captive. Y que no escuchan solamente, sino que hagan preguntas para asegurarse que lo que ofrecemos es lo que realmente quieren. Si lo es, no solo van a comprar, pero también volverán y le dirán a sus amigo.

Para empezar a pensar sobre nuestra marca, la pregunta más importante que debemos hacernos es “¿POR QUÉ?”: ¿por qué quiero lanzar un negocio? ¿Por qué el cliente debería elegirme?

Los negocios más exitosos utilizan el “punto óptimo”.

El punto ideal es el encuentro entre un negocio y sus clientes, la alineación entre la imagen y la percepción; la comunicación y el entendimiento; la conducta y la respuesta.

Be Noticed: how to build a great brand | Micro Oiseau Marketing Guides

El punto ideal no es un accidente. Se encuentra de la siguiente manera:

  1. Al entender POR QUÉ hacemos lo que hacemos, QUÉ es lo que ofrecemos exactamente, CÓMO lo entregamos y los VALORES que respaldan todo.
    Además:
  2. Comunicar la información de manera clara a las personas que quieren lo que ofrecemos, que comparten nuestros valores y, por tanto, entienden fácilmente cómo podemos resolver sus problemas o hacer sus vidas más fáciles, divertidas, más hermosas o más productivas.

Para definir los valores de su empresa, debemos volver al PORQUÉ de su negocio. Recuerde: ser bueno en algo es genial, pero no tomar en cuenta cómo hace estas cosas hará muy difícil atraer y retener clientes. Por ejemplo, si hace sillas hermosas usando madera noble de la selva tropical, comercializada ilegalmente y de manera no sostenible esto no va a atraer clientes, sino lo contrario.

POR QUÉ hacemos lo que hacemos puede incluir una o más cosas de la lista siguiente:

  • Experiencia
  • Pasión
  • Calidad y destreza
  • Honestidad y cuidado
  • Diferencia
  • Convicción
  • Sostenibilidad

Una vez escuché a un emprendedor decir: “No puedo darme el lujo de tener valores”. En realidad, uno no puede darse el lujo de NO tener valores.

Los valores son la raíz de su negocio. Las marcas fuertes crecen a partir de sus valores. Cuando los tiempos son difíciles, pensar en nuestros valores puede salvar un negocio. Un negocio sin valores no tiene nada que salvar.

Con valores similares, una empresa y sus clientes puede crear una relación basada en la confianza y la lealtad. Funciona en ambos sentidos.